Centro Jose Guerrero

2010


 

FechaS

13 de Junio de 2010

Hora

21:00 horas

Lugar

Alrededores de la torre de la Catedral de Granada

Asistencia libre

DescripciÓn

Una intervención sónica para voces y campanas, propiciada por el Centro José Guerrero con ocasión del décimo aniversario de su apertura al público, y dedicada a la memoria de Lisa Guerrero

Concepción y dirección artística

LLORENÇ BARBER

Llorenç Barber, campanas portátiles y voz

Montserrat Palacios, dirección del cuerpo catedralicio de campanas

 

 

Nuestra amistad fue el arte

El Centro José Guerrero conmemora el décimo aniversario de su apertura al público con un concierto único, dedicado a Lisa Guerrero, con las campanas de la torre de la Catedral tañidas por Llorenç Barber. En pleno cambio de luces, el Centro Guerrero convoca a los amantes de la pintura, de la música, de la ciudad, de la memoria, con unas palabras del maestro: “Nuestra amistad fue el arte”.

Esta amistad está en el germen del arte de Guerrero y explica la elección del enclave del concierto. En su etapa de aprendiz de carpintería, José tuvo como compañero en el taller a Santiago Martín López, que era hijo de los campaneros de la Catedral y sabía que en la torre, tres siglos atrás, hubo un estudio en el que trabajó el mismo Alonso Cano; intercedió para que se lo prestaran a Guerrero, que a cambio sólo tenía que ocuparse de los toques de las campanas mientras estaba en la torre. Eso le permitió entregarse al aprendizaje de la pintura durante todo el tiempo que podía arrebatar al trabajo en el taller de carpintería. El historiador del arte Serge Guilbaut subrayó la significación del episodio:

“El estudio era una especie de espacio neutral separado, suspendido a media distancia entre la vida cotidiana y lo etéreo. Un espacio en el que el joven artista aspirante iba a reflexionar, practicar y mantener a raya a la naturaleza, controlándola, gracias a la vista elevada y dominante que tenía. Era una situación exterior, protegida y privilegiada, sólo perturbada a intervalos regulares por el ruido del ritmo de la vida cotidiana, simbolizado en el tañer de las campanas.”

Y el propio Guerrero lo guardó en su memoria. De hecho cuando, ya mayor, se le preguntaba sobre su formación temprana, entre sus recuerdos siempre relataba la época en que pintó en el campanario de la Catedral, con sus formidables vistas de la vega y de Sierra Nevada y rodeado por los cuadros de Alonso Cano.

La elección de las campanas de la Catedral para este concierto tiene además otro motivo: el recuerdo de Lisa Guerrero, hija mayor de José, que nos dejó hace apenas unos meses. Lisa siempre asoció Granada al movimiento del agua y al sonido de las campanas y trabajó para que el Centro Guerrero fuese un espacio abierto, de creación, donde la vida circulase con fuerza; hoy queremos celebrar colectivamente el legado de su impulso, de su generosidad.

De ayes, bronces y ayres no es un concierto de estruendos y evidencias, sino de sutilezas, de ecos, de melancolías y memorias. Lo dice Llorenç Barber, que ha elegido el crepúsculo vespertino como bóveda fugitiva de una grandiosa sala por la que nos invita a rondar como vencejos en torno de la torre inacabada.

 

Consejos para escuchar un concierto de campanas 

Llorenç Barber 

 • Cree a su alrededor un espacio de atención y calma. Sólo así podrá atender convenientemente el sonar de los bronces y discernir sus matices: deje las prisas y los motores apagados. Las campanas suenan también al borde del silencio, y exigen un oído concentrado.

 • Buscar lugares abiertos. Mejor cuanto más altos. Cazar al fresco sonidos lejanos. No estamos en un local cerrado sino a la intemperie, al aire, abiertos a sus vuelos, distancias, humedades y ecolalias.

 • No se aconseja estar parado en el primer hueco a la vista. Muévase y guíese por su oído. Pero tenga en cuenta siempre que cualquiera de las soluciones que escoja esconderá otras igualmente válidas.

 • No es un concierto pasivo, sino que cada cual debe construir su itinerario sonoro en busca de ecos, retumbos y repiques surgidos del combate entre la partitura y la orografía compleja de la ciudad. Cada cual ha de buscar su propia escucha atendiendo la brisa, las alturas, los paredones y sus rebotes.

 • No es concierto de estruendos y evidencias sino de sutilezas, ecos, melancolías.

 • Atención a las voces: campanas hay en cuya panza se lee “Vox Domini Dicor”, esto es, “Soy la voz del Señor”. Y aquí, junto a la voz del bronce, oiremos otras que a su lado brotarán, abiertas en abanico de armónicos.

 • Que nadie espere melodías y ritmos conocidos y banales: se trata sólo del sonar concreto de viejas campanas lanzadas al aire.

• Tómese su tiempo. Recréese en el goce de lo distinto. Evite espacios de sombra sonora. Provoque su suerte.

 • Abrir de par en par las puertas de la sensibilidad y la memoria.

 

 

De ayes, bronces y ayres


Concepción y dirección artística
Campanas portátiles y voz
Llorenç Barber

Dirección del cuerpo catedralicio de campanas
Montserrat Palacios

Campanas
Pilar Alonso Gallardo
Dulce María Cano Maqueda
Fernando Carmona Arana
Marién Carrascosa Cabrera
José Luis Castillo Gallardo
Martín Laguna Ruiz
Julia Laura Gallardo Cárdenas
José Luis Luque Espinosa
Guillermo Gijón Cuevas
Javier González Barquero Atlante
Gabriel Guajardo Choate
Pedro Gavilán
Pedro Guajardo Torres
Mait Jüriado
Juan Miguel Mielgo García
Noemí Pareja Muñoz
José Mª Pedraza Sánchez
Iluminada Pérez Frutos
Joel Ribero Paños
Sonsoles Rodríguez García
Antonio Rueda Manzanares
Irene Ruipérez Canales
Joaquín Sánchez Gil
Ixchel Sobel Fernandez
Torcuato Tejada Tauste
Úrsula Tutosaus

Una intervención sónica para voces y campanas, propiciada por el Centro José Guerrero con ocasión del décimo aniversario de su apertura al público, y dedicada a la memoria de Lisa Guerrero

Domingo, 13 de junio de 2010, 21 horas

Alrededores de la torre de la Catedral de Granada

Asistencia libre

Colaboran

Excmo. Cabildo de la Catedral de Granada
Conservatorio Superior “Victoria Eugenia”
Conservatorio Profesional “Ángel Barrios”

Agradecimientos

Andrés González Villanueva
Pedro Guajardo
Rafael Juárez
Rafael Liñán
Antonio Muñoz Osorio
José Antonio Rueda Navas
José Vallejo

 

Llorenç Barber

Músico, compositor, instrumentista y musicólogo, Llorenç Barber (Aielo de Malferit, 1948) fue uno de los primeros españoles en participar en los Internationale Ferienkurse für Neue Musik (Cursos Internacionales de Verano de Nueva Música) en Darmstadt (Alemania), en 1969. A lo largo de su dilatada carrera, Barber ha conjugado la docencia como director del Aula de Música de la Universidad Complutense (de 1979 a 1984) y profesor del Instituto de Estética de Madrid (de 1990 a 1994), con multitud de proyectos musicales, entre los que destacan los ejercicios de poesía fonética (en Flatus Vocis Trio), incursiones en la electroacústica (bajo el nombre de ACTUM) y, sobre todo, el repertorio protagonizado por sus campanas, presentado en pequeño y gran formato (desde su campanario portátil a la naumaquia y/o los conciertos para ciudades).


centro Arte Contemporaneo