Centro Jose Guerrero

JOSÉ GUERRERO. THE PRESENCE OF BLACK (1950-1966)


 

 

PRESENTACIÓN DE LA EXPOSICIÓN


Programada para conmemorar el centenario del nacimiento de José Guerrero (Granada, 1914- Barcelona, 1991) esta exposición es la primera inmersión monográfica en los años americanos del pintor, los que más determinantemente marcaron su camino. La exposición se inicia con sus primeras incursiones en la abstracción a través de los grabados y los experimentales «frescos portátiles» en los inicios de la década de los 50 (que revelan a un pintor muy interesado en las posibilidades de la integración de la pintura en la arquitectura); continúa con su posterior y plena integración en el expresionismo abstracto americano mediada la década, y finaliza en el momento del reencuentro con su memoria española y el regreso a su país de origen en 1965. El recorrido incluye obras nunca vistas en España procedentes de colecciones privadas y de museos nacionales y norteamericanos, y se ha planificado en dos espacios complementarios: el Palacio de Carlos V en la Alhambra y las salas del Centro José Guerrero.

Componen la muestra más de cien obras: pinturas, grabados, dibujos y algunos de los «frescos portátiles» en los que Guerrero experimentó con materiales diversos, como parte de un proceso de investigación sobre la relación entre pintura y arquitectura.

Se exhibe asimismo un importante conjunto documental que incluye catálogos, fotografías, documentos y escritos de José Guerrero.

Más información en

www.alhambra-patronato.es

www.centroguerrero.org

www.accioncultural.es



 

SÍNTESIS DE LA EXPOSICIÓN

La abstracción biomórfica

José Guerrero llegó a Estados Unidos en noviembre de 1949, tras casarse en París con la periodista americana Roxane Whittier Pollock. Con el bagaje de sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Granada, que completaría, tras la Guerra Civil, en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, y la experiencia de un itinerario formativo por la Europa de posguerra que le permitió conocer de primera mano la obra de los grandes maestros vanguardistas (Matisse, Picasso, Gris, Miró, Klee), Guerrero llegó a la nueva capital del arte moderno, Nueva York, cuando en la ciudad dominaba el expresionismo abstracto. A pesar de todo lo que había aprendido en el viejo continente, la conmoción fue formidable. Él mismo lo confesó: «Recuerdo el shock que me produjo la primera exposición de Pollock, las exposiciones que se iban sucediendo. Era como ir ardiendo interiormente. Un fuego que me iba estimulando a pintar […]. Cada vez que veía estas obras las miraba con tanta intensidad que luego tenía que ir hacia una ventana para encontrar el cielo y poder hallar en él algo que me fuera familiar. Eran obras tan nuevas como jamás había visto yo en Europa. A menudo le decía a Roxane: “Me van a hacer falta cinco años para reponerme de este cambio de vida, de ambiente y de arte”».

En los años anteriores se había familiarizado con los nuevos valores plásticos, y su obra, siempre hambrienta de modernidad, había proseguido su depuración figurativa tanteando una abstracción incipiente. Pero todavía existía una tensión entre esos dos lenguajes o modos de visión difícilmente compatibles. Esa tensión pareció querer resolverse en Lavanderas (1950), que el propio Guerrero consideraba el origen de su gran transformación, nada más llegar a Estados Unidos. Como escribió el historiador del arte Juan Antonio Ramírez, «aquí se detecta a un artista que caminaba con gran rigor hacia un lenguaje nuevo en el que las manchas y los colores puros contienen abundantes indicios de lo que llamaremos figuración latente».

A esa obra germinal le siguieron una serie de trabajos ya resueltamente abstractos, realizados en el Atelier 17, que William Hayter había trasladado a Nueva York desde París en 1940. En él, además de aprender las técnicas del grabado, Guerrero ensayó decididamente un vocabulario formal que ya pudo haber conocido en Centroeuropa. En los años treinta artistas como Hans Arp, Willi Baumeister y sobre todo Joan Miró (que pasó más de una temporada en el Atelier 17) popularizaron lo que se conocería como abstracción biomórfica. Y unos años después esa poética influyó poderosamente en los trabajos tempranos de artistas etiquetados bajo la denominación de expresionistas abstractos, como Baziotes, De Kooning, Rothko y otros.

En ese marco, Guerrero llevó hasta sus últimas consecuencias la evolución hacia la abstracción, como puede verse en la serie de grabados que hemos seleccionado para esta exposición, y que en rigor fueron los primeros trabajos que expuso (y vendió) en EE.UU. Relacionadas con ellos pintaría también algunas telas como las que se muestran procedentes del Wright Museum of Art del Beloit College, así como varias obras de inspiración mural.

Pintura y arquitectura

Y es que Guerrero quiso darse a conocer como muralista, y durante años persistió en un proyecto de investigación para renovar la milenaria tradición del fresco. Fue esa investigación, incentivada por uno de los maestros que más le influyó, Vázquez Díaz, la que se propuso desarrollar en París acabados sus estudios, para lo cual obtuvo una beca del Gobierno francés. Una vez en Nueva York, su interés en esta indagación se vio plenamente confirmado: el muralismo mexicano había sido muy importante entre los artistas norteamericanos que trabajaron para la Works Progress Administration, y por una fase similar de atención a la arquitectura pasaron casi todos los grandes pintores del expresionismo abstracto. No debe sorprender, pues, que esa realidad, que formaba parte del ambiente neoyorquino, condicionase a Guerrero. Sin embargo, su ambición primordial en este campo fue integrar en la pintura los nuevos materiales que la industria de la construcción estaba proporcionando (uralita, ladrillos refractarios, silicatos, bloques de cemento, etc.). Desde que expuso originalmente los trabajos que denominó frescos portátiles, nunca antes de la actual exhibición se había mostrado un conjunto significativo de estos paneles. Es, pues, una de las novedades de esta retrospectiva, que presenta un Guerrero matérico iniciado al poco de llegar a Nueva York, pero con origen en Europa.

De las bioformas al gesto

La abstracción biomórfica, en cuyos parámetros había desarrollado su primera producción americana (en las tres direcciones mencionadas: el grabado, que pronto abandonó, la investigación mural y la pintura sobre lienzo), no implicaba en sentido estricto ausencia de figuración, por lo que sirvió perfectamente como estación intermedia o fase de transición dentro de la evolución de su obra. La cultivó desde los inicios de los años cincuenta hasta mediada la década. La primera serie importante de obras con reminiscencias biomórficas data del periodo 1953-1954. De ella se exponen, entre otras, Black Cries, Ocultos, Signos, Ascendentes, Black Followers y Signo.

En 1954 Guerrero había trabado amistad con James Johnson Sweeney, muy interesado por la experimentación que llevaba a cabo en sus frescos portátiles, y The Solomon R. Gugghenheim Museum, del que era director, adquirió uno de ellos: Three Blues. Además, le incluyó en algunas exposiciones colectivas y facilitó su primera individual en compañía de Joan Miró en el Arts Club de Chicago. Esta exposición en la que se presentaban un conjunto de frescos portátiles con lienzos, algunos de ellos de grandes dimensiones como Black Cries, pintado con motivo del nacimiento de su hija Lisa, fue considerada por el propio Guerrero como la llave que le abrió profesionalmente las puertas de Norteamérica. En efecto, a los pocos meses empezó a trabajar con la que sería su galería americana hasta 1963, la prestigiosa Betty Parsons, galerista entre otros de Pollock, Rothko, Clifford Still o Barnett Newman.Paulatinamente, Guerrero fue abandonando la vertiente sígnica de la abstracción biomórfica para centrarse en lo que sintió como su interés más íntimo: «los espacios, la tensión que tienen los espacios..., respirar». Las primeras formas de evocación orgánica, entonces, fueron deshaciéndose. Juan Manuel Bonet ha señalado cómo Guerrero no evolucionó ni hacia el impresionismo abstracto ni hacia el minimalismo, las dos tendencias que se dibujaban predominantes, sino que se mantuvo fiel a los dictados de la primera generación del expresionismo abstracto, «ahondando en la idea de lirismo y practicando un arte de acción, energético». Y el mismo autor sostiene que por estos años Guerrero «plantea las cosas en unos términos dispersos, naufragados», que son los que convergerían en 1958 en la exposición The Presence of Black, título alusivo al estado anímico del pintor, aunque también a la constancia, la recurrencia que en su vida había tenido el color negro.

Tan solo unos meses antes de aquella exposición, la Graham Foundation de Chicago le concedió una beca junto a artistas como Wifredo Lam o Eduardo Chillida, destinada a fomentar la colaboración entre artistas y arquitectos. Las discusiones en las que participó lo dejaron agotado, al borde del colapso. Padeció entonces una angustia que reveló una crisis profunda y que le condujo al psicoanálisis. Algún tiempo más tarde debió de producirse aquella visita al estudio de Rothko detonante del abandono de sus experimentaciones murales, ya a finales de los cincuenta: «le pregunté si no le interesaría cooperar con arquitectos, ya que su obra era monumental. Me contestó que no le interesaba en absoluto, porque los edificios los tiran, los cambian y destrozarían la obra y tampoco quería ningún compromiso con ellos. Aquella conversación me aclaró una idea. Yo estaba desarrollando un trabajo al fresco a base de silicona y una serie de materiales varios, y lo abandoné».

El expresionismo abstracto

En cuanto a su evolución plástica, las obras del período 1955-1958 fueron abandonando definitivamente las reminiscencias orgánicas y biomórficas para adentrarse en una pintura más gestual. Construía entonces el cuadro con formas que revelaban la actividad intensa y emocional del artista frente al lienzo: la creación surgía de lo desconocido, de los estados de ansiedad y duda que le asaltaban. Su actitud creadora estaba, no obstante, más cerca de las posiciones de Kline o Motherwell que de las de Pollock o De Kooning. En 1956 todavía pintaba, en registros biomórficos, el monumental Signs and Portents, que compendia y lleva a su máxima expresión lo elaborado durante los años precedentes.

Pero en las obras de estos años comienzan a aparecer signos claros de cambio y de aproximación a los modos del action painting. Y no hubo marcha atrás a partir de cuadros como los de la serie The Presence of Black, que presenta en su tercera exposición individual en la Betty Parsons Gallery en 1958.

No es necesario examinar muchas obras de aquella etapa para certificar su homogeneidad lingüística. Los propósitos son claros y los logros consistentes. Los títulos dan a entender su adhesión a una modalidad de la abstracción no comprometida con adherencias temáticas de ninguna clase: Black Ascending (1960-1963), Black and Yellows (1961), Blue Depths (1960), Blue Variations (hacia1962), etc. Guerrero confirmaba ya su singularidad, su gesto (colores provocativos sumados a formas dramáticas en los que el negro solía tener, como siempre había ocurrido y seguiría ocurriendo, un notable protagonismo), que le permitían trasladar al lienzo su mundo emocional.

La memoria revisada

En torno a 1962-1963, sin embargo, al poco de concluir su psicoanálisis, se produjo un nuevo giro: muchos títulos de obras aparecieron de repente en español, exhibiendo evocaciones figurativas y sentimentales relacionadas con la patria del pintor: Albaicín (1962), La Chía (1962), Sacromonte (1963), Andalucía (aparición) (1964), etc. Aquello parecía un preludio o una preparación mental para su regreso a España, lo que en efecto ocurrió en 1965, por un periodo de algo más de tres años. Guerrero cambió de escenario. No modificó sustancialmente su lenguaje creativo pero, como recordó Juan Antonio Ramírez, sí reorientó la lectura de sus trabajos otorgándoles una clave temática adecuada a la nueva circunstancia.

Las razones del retorno a España veinte años después de su huida en busca del aire que le faltaba aquí fueron tanto de orden profesional (relacionadas con el agotamiento comercial de la Escuela de Nueva York, de la que formaba parte, frente a la vitalidad del informalismo en España) como familiares. Los Guerrero se establecieron entre Frigiliana (donde adquirieron y remodelaron un cortijo al que volvería desde entonces todos los veranos), Cuenca (animado por Gustavo Torner y por el ambiente creado en torno al Museo de Arte Abstracto Español) y Madrid. Durante un viaje en verano por Andalucía visitó el barranco de Víznar, lugar donde asesinaron a Federico García Lorca, e hizo numerosos apuntes figurativos que se muestran ahora en conjunto por primera vez. (De ese viaje fue testimonio el reportaje que hizo Roxane para Life con motivo del trigésimo aniversario de la muerte del poeta; se publicó el 29 de agosto de 1966, profusamente ilustrado con fotografías de David Lees, bajo el título «La España que nutrió a García Lorca»). Fruto de aquel intenso (re)encuentro, Guerrero pintó La brecha de Víznar (1966) y otras telas monumentales de evocaciones lorquianas que también se exhiben en esta exposición, como A la muerte de Sánchez Megías (1966) o Antojos negros con amarillos (1966).

Guerrero tuvo siempre clara la importancia de La Brecha de Víznar dentro de su trayectoria: «Creo que abrió una ventana nueva [...] siempre he estado un poco fascinado con abrir una ventana, abrir un camino, abrir una brecha». Tras el psicoanálisis, había alcanzado una visión más clara de lo que le acontecía, y estaba acostumbrado a analizar el sentido de su obra. De ahí su lúcida y productiva autocrítica: «Ese cuadro está muy cansado [...] fue una batalla tremenda y finalmente sufrió mucho..., tiene muchas heridas, podríamos decir..., aquella diagonal me ha servido mucho después [...] he sacado muchos cuadros de ese cuadro [...] una línea en su sitio y bien puesta tiene tanta importancia como un cuadro lleno de líneas [...] lo que puede ser una línea justa..., que la tiras y tiene una expansión..., y es que aquel cuadro tiene para mí una cosa lógica [...] Después de batallar con él, de batallar tanto..., salió algo tan justo que ya no se podía tocar [...] me gustaría que respirara el cuadro..., ese cuadro..., se murió porque se tenía que morir, como la brecha de Federico».

Las enseñanzas que Guerrero extrajo de ese trabajo, a la vez escenario de un intenso psicodrama y laboratorio experimental, darían pie a una nueva etapa de su obra. Un momento muy interesante en el que la maestría adquirida en el manejo del gesto y los grandes planos, la sensibilidad hacia los bordes vibrantes de las masas y las transparencias, y a fin de cuentas la madurez de su dicción serían puestas al servicio de un nuevo repertorio iconográfico para dar cuenta de su propia memoria. Fue una etapa de plenitud que le ocupó durante este paréntesis español, antes de volver a Nueva York para enfrentarse, con armas y ánimo bien templados, a la nueva escena del arte en su ciudad de acogida, conmocionada por el impacto del arte pop, el minimalismo y el conceptual. Guerrero estuvo a la altura de las circunstancias y logró reinventarse sin traicionarse, y no sucumbir al naufragio del expresionismo abstracto. Probablemente el retorno a España había sido fundamental para todo ello. Gracias a él se remansaron las turbulencias que lo habían zarandeado, y por fin estuvo en condiciones de reunir las piezas dispersas de su alma y, como su admirado Picasso, protagonizar un original «retorno al orden» guiado por su clara voluntad de construir.

 

CJG

JOSE GUERRERO. The presence of black

17 octubre 2014 - 6 enero 2015

Dirección

CENTRO JOSE GUERRERO Calle oficios 8. 18001. Granada CAPILLA DEL PALACIO DE CARLOS V Conjunto Monumental de la Alhambra y Generalife Calle Real de la Alhambra s/n

Horario

CENTRO JOSE GUERRERO De martes a sabado y festivos: de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 21:00 h. Domingos y dias 24 y 31 de diciembre: de 10:30 a 14:00 h. Cerrado los lunes y los dias 25 de diciembre y 1 de enero. PALACIO DE CARLOS V De 10:00 a 18:00 horas, de lunes a domingo. Cerrado los dias 25 de diciembre y 1 de enero.

Ficha Tecnica

ORGANIZAN Centro Jose Guerrero de la Diputacion de Granada Patronato de la Alhambra y Generalife COLABORA Accion Cultural Espanola (AC/E) Fundacion Obra Social y Monte de Piedad de Madrid, Madrid Fundacio Sunol, Barcelona

Enlaces



nota de prensa



centro Arte Contemporaneo